Urkizu


Iraileko egun fresko bat azaldu da gaur 08.30-etan buenpasen.

Bederatzi laguneko taldea (uste dut) osatzen dugu abiatzerakoan. Lagun kopuruarekin zalantzak baditut, pentsa izenekin izango ditudanak. Gauza da, Andoainen zulatua izan dugunerako, baginela dozena bat kide.

Udan ezer gutxi irten naiz bizikletaz. Hori dela eta, apur bat aurreratu naiz, gero harrapatuko nauten ziurtasunarekin.

Goizago irtendako bi kide aurrean ditugula badakidan arren, ez dut inola ere harrapatuko ditudanik uste.

Tolosatik irtetzean atzera begiratu dut, eta inor ere ez dut ikusten. Laguntza teknikoarekin joateak duen abantaila da hori. Barritak eramateaz gainera, mantenu liburuxkak ere eraman beharko ditugu behar bada aurrerantzean.

Hiru kilometro gogorreko igoera zela esan zidaten (nik egiaztatu ez dudana). Gauza da beste bi ere badituela. Lehenengo malda ez da makala, eta honela jarraitzen du. Egoera lasaitzeko laino dezente dugu inguruan. Urkizurako metro gutxiren faltan ikusi ditut nire aurrean bi goiztiarrak.

Behin goian, ikuspegia mundiala da. Atzetik datorren taldean igotzeaz gainera paisaiaz gozatzen ari den norbait badela, ziur naiz.

Laister asko dira helmugan gure lagunak. Talde buru, Jesus. Nahikoa izan ez, eta errepideak jarraitu eta beste irtenbiderik baduen galdetzen duenik ere bada.

Jan, edan, pixa egin, argazkia atera eta beheruntz goaz. Kronika nork egin demokratikoki (¿?) erabakitzen du lehendakariak.



8:30 en el Buenpas, fresquito de Setiembre pero parece que será un bonito día.


Campanas y un grupito de nueve (perdonad si no cito nombres pero tengo algunas incluso con la cantidad...) ciclistas salimos hacia Urkizu. Por el camino se une alguno más y antes de pinchar en Andoain éramos casi la docena.

Yo, que llevo un verano de lo más relajado aprovecho para soltar el gancho y adelantarme suavemente, bajando ritmo para ver si llego, que a esas alturas hubiera apostado a que no.

Por delante sé que hay dos unidades que madrugan un poquito más y que no cuento con alcanzar.

Cuando salgo de Tolosa y miro atrás, vacío absoluto... Esto de ir sin asistencia técnica se nota, para próximas salidas habrá que llevar manuales de mantenimiento junto con las barritas.

El caso es que empieza la subida, que me habían dicho (y yo ni lo contrasté) que eran tres kilómetros durillos y veo que promete. Primera rampa tras la curva que quita el aliento, y así hasta los más de cinco kilómetros de puerto (este amigo mío mide en línea recta y con escalímetro del chino), a los que hay que sumar unas nubes bajas que atravesamos, donde encuentro a los madrugadores a falta de pocos metros para llegar.

La vista desde arriba, espectacular. Seguro que en el grupo de atrás hay quien la estará disfrutando mientras sube.

A los minutos van llegando más txirrindularis, con Jesús a la cabeza. Alguno se ha quedado con ganas y pregunta a ver si no hay más carretera hacia adelante, para bajar por otro lado.

Barrita, pis, foto, sorteo amañadísimo para redacción de la crónica y para abajo.




Lehen heldu direnak izan dira beherako bidea lehenik hartu dutenak. Ni irten naiz ondoren baina ez dut harrapatzerik lortu. Gauza da Andoaina iritsi arte bakarrik joan naizela, ez aurrekoekin ezta atzekoekin ere.


Lehendakaria eta beste taldetxo batek Urnietako bidea hartu dute. Gainontzekook Lasartekoa. Eta honela amaitu da beste igande goiz atsegin bateko iharduna. Eta besterik ez datorren igande arte.


Los madrugadores, los primeros. Yo trato de enlazar bajando pero no hay manera. Pensaba que el resto del grupo venía detrás pero tampoco, así que tiro entre suave y medio pensando en que cogeré a los de delante o me cogerán desde atrás, pero nada hasta casi llegar a Andoain, donde por fin me dan caza y hacemos un rato todos juntos.

Al pasar por Andoain, el presi tira directo para casa, otro pequeño grupo coge dirección Urnieta y los cinco o seis que quedamos seguimos hacia Añorga, o sea, cada mochuelo a su olivo y hasta el domingo que viene.