Orexa


Gaurko irteera Orexara dugu. Irteera zaila, benetan. Ez dakit Tolosaldetik zetorkigun patata tortila usainak, ala ziria ederki sartu digun iragarpen gezurtiak eraginda, baina talde majoa azaldu gara gaurkoan ere. Urpekari taldea ugaria izan da gaur beraz.

Aurrera egin ahala, euria areagotu egin da; baita gure animoa ere. Lizartzaraino euripean egin dugu bidea.

Eguneko malda hantxe hasten da. Malda ezagutzen ez baduzu, azken bi kilometroetan latz sofritu behar duzu. Horregatik, malda ezagutzen dutenek hasi dute aurrean igoera.

Orexan, sari bikaina dugu zain; igande egunsenti batean maitasun handiz prestaturiko hamaiketakoa. Hilea legortzeko tresna bat izango bagenu……. 

Ederki jan eta argazkia atera ondoren, datorren urte arte (tamalez) agurtzen ditugu gure kideak.



Grupeta numerosa la formada hoy para la difícil salida hacia Orexa. Puede que más de uno engañado por el pronóstico mentiroso se ha unido a la sección subacuática de Loiolatarra, o tal vez haya sido el olor a esencia de tortilla de patata que nos llega desde Tolosaldea.

Vamos avanzando, arrecia más y nos animamos más, menos mal que no para de llover.

Ritmo animado hasta Lizartza dónde iniciamos la subida y los que la mejor la conocen van hacia delante, si no la conoces es muy posible que lo pagues en sus dos últimos kilómetros.

Llegamos a Orexa dónde nos espera la mejor de la recompensa, almuerzo preparado con cariño y madrugón dominguero incluido. En la parada echamos de menos un secador.

Reunión y foto después de comer, nos despedimos con mucha pena hasta el año que viene de nuestros compañeros.




Malda kontu handiz jeisten dugu. Behera iristen animatu egiten gara eta erritmo altu bat daramagu Andoaina iritsi arte. Han, gure kide Guillermoren indarrak xahutzen ari direla argi ikusten dugu.
Atertu du. Gure erritmoa moteldu egin da.

Haurra nintzenean, ohepean xaboi zatiak jartzen zizkidan amak. Jan ez zitezkeenik ez zidan inork sekula esan.

Después de la fría y lenta bajada de Orexa nos animamos y ritmo fuerte hasta Andoain dónde nuestro compañero Guillermo no pincha, se nos va deshinchando. Nuestro ritmo decae hasta casa, ha dejado de llover.

Mi madre de pequeño  metía debajo de la cama pastillas de jabón de lavanda, nadie me dijo que no se podían comer.