Oikia


Kategoriko eguraldia gaurkoa. Bizikletaz ibiltzeko benetan aproposa.
Xibirik lehenengo aldiz hartzen du parte jubilatu bezala. “Udan zein ongi ibiliko den” zenbat aldiz entzungo ote dugu? Beti bezala, buenpasen txirrindulari taldetxoa elkartu gara (12 inguru), eta martxan hasi ondoren, jende gehiago erantsi zaigu.

Lasai aski goaz Aginagaraino, bertan Egia taldeko batzuk aurreratzen gaituzten arte. Asko hobetu dutela dio norbaitek. Dena den, aurreratzearekin batera, gure abiadura handitu egin da (nahi gabe, ala nahita izan ote da?).

Oriora iritsi baino lehen Enekorekin egiten dugu topo. Hortik aurrera harrastaka doa gure atzekaldean gizarajoa.

Orioko aldapa, norberak ahal duen bezala igotzen du, eta Egia taldekoekin egiten dugu topo (hauek beste taldetxo batekin batera zihoazen). Talde handi xamarra ginelako, Xibirik kostaldetik joatea proposatzen du. Honela jendeari txirrindulariok enbarazo gutxiago egin diogula dio.

Tamalez, gurekin zetozenek ere kostaldeko bidea hartzen dute. Kotxe gidari bat baino gehiago hamorratu dugula ziur nago. Joserra eta Fernando (zeintzu gure aurretik ziren) Meaga barrena joan dira. Zumaia bidean haizea (kontra, nola ez!) nabaria da. Ez dakit meteorologoek honi buruz zer dioten, baina haizea beti dugu kontra txirrindulariok.

Gauza da Zumaian neskatila talde bat aurreratzen dugula (eta ez esan arren ohartu ez zaretenik……).

Honela, haizeari kontra eginez, Oikiara iritsi gara. Bertan Joserra eta Fernando D erabat izoztuak zeuden dagoeneko. Beraiekin zetorren kide batek Getarian hartu du etxerako bidea.

Oikian barratxoak, argazkia (gaur argazki teknikari ofizialak makina berria du, txit bikaina benetan) eta ura hartu ondoren, mugitzeko garaia heldu da.

Domingo muy soleado y que promete una buena mañana de bici, la primera del boss como prejubilado, que no parará de recordarnos lo fino que va a estar en veranito durante toda la salida. En el Buenpas nos encontramos un buen grupito al que una vez emprendida la marcha con las campanadas de y media, se nos van uniendo el resto de miembros hasta un total de doce ciclistas.

Marcha muy tranquila hasta Aginaga, punto a partir del que nos pasan unos Egiatarras (que cómo han mejorado, según comenta alguno) y nos “animan” a incrementar el ritmo.

Un poquito más adelante, pero aún sin llegar a Orio, cogemos a Eneko, que viajaba solo tranquilamente hasta que le alcanzamos y le echamos el gancho.

Subida al alto de Orio como de costumbre, en grupitos, cada cual al ritmo que puede, y volvemos a reagruparnos en Zarauz, esta vez ya con los miembros del Egia que habían incorporado también a otro pequeño grupo, con lo que somos un pelotón bastante respetable. Es por esto que Xibiri decide que será mejor ir por la costa en lugar de por Meagas, ruta habitual, con lo que haremos el pelotón más pequeño y seremos menos molestos.

En esta maniobra despistamos a Joserra y Fernando, que iban por delante y nos habían avistado desde el alto de Orio pero que han ido por Meagas pensando que les alcanzaríamos. Para más inri, el resto del grupo que habíamos formado también nos acompaña por la costa, con lo que algún conductor se ve en un aprieto para adelantarnos (seguro que todavía hoy se está acordando de nosotros…).

A todo esto, ya empieza a notarse un vientecillo incómodo, que poco a poco va a ir ganando presencia. Dirección del viento, cómo no, en contra (esto no lo han descubierto los meteorólogos, pero yo estoy dispuesto a darles una explicación del fenómeno, en el que la dirección de éste va rolando a medida que el ciclista cambia la suya, posicionándose constantemente en la misma pero en sentido opuesto). Vamos, que soplaba un montón y de cara, con lo que había zonas en las que costaba un esfuerzo seguir el ritmo.

Al final, tras adelantar a una grupeta de féminas en Zumaia (no digáis que no, que os fijasteis todos…) llegamos al sellado en Oikia. Allí estaban ya casi fríos Joserra y Fer, con lo que, tras haber dado la vuelta uno de los componentes en Getaria, somos 14 para la vuelta. Barrita, agua que hoy hace ya mucho calor y se nota, y fotos, a dos cámaras por si acaso, una nueva digital súper chula del fotógrafo “oficial”.


Ia talde osoak (Fernando A, Eneko eta ni izan ezik) Itziarreko bidea hartzen du, ondoren kostako bidetik itzultzeko asmoz. Eneko bakarrik irten da, gu bezala, Meaga barrena. Fernandoren atzetik joan naizelako, bestela arratsaldeko bostetan oraindik errepidean
egongo nintzen, hura haizea hura. Zarautzen, nahiko makal zihoan Donostiarrako kide batekin topo egin eta gurekin daramagu.

Itziarreko bidea hartu dutenen itzulera askoz lasaiagoa izan dela esaten didate. Izan ere hauek nik baino forma dezente hobea dute QH eta honelakoak medio.

Eta kitto!

Joan da kideekin eta eguraldi onarekin emandako beste igande goiz bat!

Aio, eta datorren igande arte.
Ongi izan.
Por decisión unánime, el grupo emprende marcha hasta Itziar para después volver por la costa, pero Fernando Antúnez y el que suscribe, cada cual con sus motivos, volvemos derechos para casita por Meagas, no diré que juntos, porque si no es por la rueda de Antúnez, yo aún estoy de paseo por allí a las cinco de la tarde (el viento ese…). A nosotros dos se nos une un miembro de donostiarra en Zarauz que tampoco hoy tiene su mejor día y volvemos previendo cada una de las dificultades que nos vamos a encontrar antes de llegar a casa.

Según me comentan, el resto del grupo tiene una vuelta cómoda desde Itziar, sin incidencias y sin sentir el viento tanto como nosotros, lo que tiene estar en forma!