Oikia


Gauen zehar botatako eurien ostean, eguna ateri agertu da Loiola aldean.
Nahiz eta eguraldi iragarpenek berri onik ekarri ez, Xibiri, Txomin eta ni neu Loiola aldean elkartu gara bizikletan ibiltzeko asmoz.
Buenpasera iristean, euria egingo balu aurkitu degu Alberto gaixoa arkupetan izkutatuta.
Ura etortzeko zegoen....
Badirudi loak edo bikotekideen beroak taldekideak ohean utzi dituela eta lau ausartak Oikinaruntz abiatu gara.
Bidean Antunez kapitaina topatzeko asmoarekin geunden bainan badirudi bera ere ohearen preso geratu dela...

Aginaga ingurura iristen, mutur beltz batek agurtu gaitu bere intentzio hoberenarekin, goitik behera bustiz.
Euri zaparradaren ostean, lasaitasun piska bat...

Orioko gaina igotzen hasten ari garela, 6 pertsonetako txirrindulari talde batekin egiten degu topo.
Beraien artean eta nahiz eta denak txubaskeroz horniturik egon, bat bereziki nabarmentzen da bere koloreengatik.
Joserra degu!!
Loiolatarrako kidea!!!

Elkarrekin Zarautzera iritxi eta Megaseko gainaren ondoren, Oikinara iritxi gera.

Eguneko lehendabizikoak gera eta atera den eguna ikusita, Orion topatu ditugun Hernaniko txirrindulariez aparte, badirudi gaur lan gutxi izan behar duela zigiluarekin dagoen mutilak...
Tras las lluvias torrenciales caídas por la noche, amanece despejado en Loiola.
A eso de las 8:15 nos juntamos Xibiri, Txomin y un servidor dispuestos a pedalear a pesar de las malas previsiones.
Al llegar al Buenpas, Alberto nos espera bajo los soportales como si fuera a llover...
¡Qué cosas tienes Alberto! ¡¡Con lo bueno que hace!! ;-)
Parece ser que o bien Morfeo o una buena compañía ha retenido al resto de la tropa en sus alcobas.
Seguro que piensan que el cementerio está lleno de valientes!!!!
La verdad es que las nubes aún no habían hecho acto de presencia pero no tardarían en llegar.

Salimos puntuales con las campanadas, con la esperanza de encontrarnos al capitán Antunez en el Antiguo pero al igual que el resto del grupo, parece desaparecido en combate.

Pedaleamos hacia una nubes negras cual Mordor, que no quedarían impertérritas ante nuestro paso y nos saludan alegremente a nuestro paso por Aginaga con un generoso chapuzón.
Mojados hasta los huesos el agua parece darnos tregua.

Cual es nuestra sorpresa cuando comenzando la escalada del alto de Orio divisamos a un reducido grupo de ciclistas (los primeros que vemos hasta la fecha) entre los cuales uno destaca por sus colores...
¡Es Joserra!
¡Un Loiolatarra más!

Agrupados llegamos hasta Zarautz donde comienza el suave ascenso a Meagas y llegada a Oikina.

Parece ser que somos los primeros y unos de los pocos que hoy van a sellar.
A excepción del quinteto del Hernani que dejamos atrás en las rampas de Orio, no parece ser que vaya a haber mucha afluencia...

Tripa barritaz bete eta gero, Xibirik ezin zuenez ateratako oskarbi gunea alde egiten utzi, karretera erdian etzanda jartzea erabaki du.
Eskerrak min fisikorik jaso ez duela ze hartutako jipoiak nahiko min psikologiko utzi baitio.
Behin eta berriro Jaunari eskerrak eman dizkio meza bukatu berri ez zegolako....

Zer nolako muturra ageri zen Zumaia aldetik eta kostako bideak aize asko eukiko zuelakoan, egindako bidea bueltan egitea erabaki degu.
Oso ordu onean iritxi gera, gure bizikletekin 80km egin eta gero.
Tras un ligero tentempie en los soportales de la iglesia, Xibiri realiza la anécdota de la jornada.
Parece ser que quería disfrutar del poco cielo despejado tumbado en medio de la carretera junto a su inseparable compañera de viaje.
Menos más que las secuelas físicas parecen ínfimas si bien es cierto que el golpe moral de caer cual sapo es dificil de llevar...

Con las nubes que se avecinaban y el viento que preveíamos iba a soplar en la costa, decidimos volver sobre nuestros pasos y llegar a una hora más que prudente a casa después de 80km, calados y helados pero con la conciencia tranquila (no como otros)!