Lezo - Ibardin

Hoy el día va de records. A las 9 de la mañana sale del Buen Pastor el grupo inicial de Loiolatarras, con 12 componentes, que ya hace un buen pelotón. Tenemos un día fresco, sin lluvia, aunque hay algunas nubes amenazantes en el cielo, por lo que casi todos llevamos el txubaskero, por si acaso.

Comenzamos la ruta hacia Lezo, y se van incorporando al grupo nuevos componentes, que hacen que al llegar al sellado de Lezo, nos hayamos juntado 17 txirrindularis (record de este año), entre los cuales por fin tenemos una componente femenina (record de x años)




 Tras las firmas de rigor, toca decidir el siguiente destino, y decidimos seguir hacia Ibardin, para repetir la etapa del año pasado.

Al acercarnos a Irún - Hondarribia, comienza a llover suavemente, pero el grupo sigue decidido. Pasamos Behobia, y tomamos la N-121A hacia Bera de Bidasoa. Nada más llegar, sufrimos dos pinchazos, separados entre ellos unos 60 metros (esto creo que es un record gafe ;-) El grupo solidario se detiene y ayuda, como siempre, para ponernos en marcha lo antes posible, ya que empieza a llover con más intensidad.

Tras los parones, llegamos finalmente a Bera, disminuye la lluvia, y comenzamos la ascensión a Ibardin. El grupo pronto se empieza a estirar, con Gorka a la cabeza, seguido de Iñaki, Oscar y Javi. Finalmente Iñaki corona en cabeza, y arriba nos reagrupamos, reponemos fuerzas, y descendemos con cuidado, ya que el asfalto está empapado.

Tomamos rumbo de regreso a Irún, y el grupo se estira y da relevos. Llegamos a Irún, y nos dividimos en dos grupos: uno vuelve para Donostia, y el otro va a Hondarribia para subir Jaizkibel.

El grupo de Jaizkibel llega al camping de Hondarribia a buen ritmo, y en la primera parte de la ascensión, Gorka pone a prueba a los compañeros, con un ritmo alto. En Guadalupe nos preparamos para la parte más dura, nos hidratamos, y comenzamos la segunda parte, donde Jose Angel pone un ritmo alto, que estira al grupo. Nos encontramos varios ciclistas por el camino, y llegamos arriba con pocos segundos de diferencia. Sin parar, bajamos rapidamente, y desde Lezo volvemos agrupados hasta Donostia, para completar una etapa de 95 kilómetros.