Etapa Larraitz

Igande goiz eguzkitsuaren hasieran Iñaki, Xabi eta Andy Buen Pastor-en elkartu ziren. Talde ez oso haundia bezperan ospatutako Quebrantahuesos zela eta. Hasiera puntutik Antiguorantz zuzentzen dira, bertan beste taldekide bat gehitzen delarik. Han Fer puntualki zai zegoen.
Al comienzo de la soleada mañana de Domingo se reunieron Iñaki, Xabi y Andy en el Buen Pastor. Un grupo no muy grande por la Quebrantahuesos disputada el día anterior. Del punto de inicio parten hacía el Antiguo donde un compañero más se incorpora. Allí estaba esperando Fer puntualmente.
Martxa lasaiez Larraitz aldera zuzentzen gara. Tolosan Donostiarra-ko talde batekin elkartzen gara. Eta Orendain igoerarako eraso planteamendua hasten da, baina planak bertan behera gelditzen dira Donostiarra-ko kide bat zulaketa dela eta. Porrot galanta Iñaki-rentzat, Xabi eta Andy zigortzearekin konformatu behar du, Fer Amezketatik igo bait zen Larraitz-era, eta bertan denak elkartu ginen. Xibiri, agian urteen indarrez, sinaketa-ra joatea erabaki du, han topatu genuelarik.
Con una marcha tranquila nos dirigimos hacía Larraitz. En Tolosa nos unimos a un grupo de la Donostiarra. Y empieza el planteamiento de ataque para la subida de Orendain, pero los planes se van al traste por un pinchazo de la Donostiarra. El gozo en un pozo para Iñaki, se tiene que conformar con castigar a Xabi y a Andy, ya que Fer subió por Amezketa hasta Larraitz, donde nos volvimos a reunir. Xibiri, por el posible peso de los años, ha optado tal vez por ir a la firma, donde nos lo encontramos.

Barritekin indarrak errekuperatzera, hamaiketakoa ez bait zegoen, eta Zaldibian zehar buelta etxera. Erritmo altua eta goiz ederra txirrindularitzak gozatzeko. Ah, iha ahazten dut, Xabik Donostiarra-ko makinari eta gezi horiari hautsa janarazi zien Andoain eta Lasarte arteko azken sprint-ean, Fer-en begirada pean.
A reponer fuerzas con las barritas ya que no había almuerzo y vuelta para casa por Zaldibia. Ritmo alto y bonita mañana para la práctica del ciclismo. Ah! Se me olvidaba, Xabi le hizo morder el polvo al maquinón de la donostiarra y a la flecha amarilla en el spring final entre Andoain y Lasarte bajo la atenta mirada de Fer.