GIPUZKOA BIRA - VUELTA A GIPUZKOA

   

7.Etapa



  (jarraipena)


    Gailurrean, trikuharri eta cromlechen inguruan Aita Donostia musikalariaren omenez eraikitako irudi bat dago. Bere izena José Zulaika y Arregi zen. Kapera, Luis Valletek sortua da eta eraikina, Jorge Oteizak.

    Lesakara iristean errepidearen egoera asko hobetzen da. Handik Berara goaz. Bertan Barojatarren etxea ikusi behar da.

    Guk aurrera egiten dugu C-133 errepidean zehar. Honela Endarlatza atzean utzi eta Bidasoa ibaiaren ertzetik Iruna goaz. Hara iristean 70 km ditugu eginak. Izokinak dituen Gipuzkoako ibai bakarra da Bidasoa.

    Txingudi igaro eta Hondarribian gara jada. Hemen hasten da L-1010 errepidea. Honek Guadalupeko Amaren baselizara garamatza. XV. mendetik aurrera bi artzairi agertu zitzaien Ama Birjina goresten da Jaizkibelgo inguru honetan.

    Malda gogorra da, eta honela jarraituko du goraino. Mendia, oso zabala da eta bere itsasertzak txoko eder asko ditu. Hala nola, Kapeluta, Sein, Argorri, Artxo, Sortxipi……

    Abuztuan txirrindulariek (aurkako norantzan) gure bidea egiten dute Donostiako klasika egiterakoan. Gu, malda jeitsi ondoren, Pasaia Donibanen gara.

    Arrantza munduak eman dion estetika guztia mantentzen du oraindik Donibanek. XIX. mendean Victor Hugo idazle frantziarra bertan bizi izan zen. Bera bizi izan zen etxea txukundu egin dute, bixita merezi duelarik.

    San Pedro eta Antxorekin batera osatzen du Donibanek herria. Pasaiako portua, Gipuzkoako garrantzitsuena da.

    Traineru estropadetan lehia bizia dago San Juan eta San Pedro artean.

    Portuari  bira eman behar diogu, eta Errenteriara iritxi aurretik Lezotik pasa behar da.

    Pasaian jaio zen 1687. urtean Blas de Lezo marinel ospetsua, 1741. urtean Cartagena de Indiasen hil zelarik..

    Lezon, bizarrik gabeko Kristoren irudia (X) eta San juan Bautista Parrokia eleiza (XV) dira interes handien duten eraikinak.

    Guk N-1 errepidea hartzen dugu. Trafikoak, jendearen estresak, industri eraikin ugariek eta honelakoek Donostiara hurbiltzen ari garela adierazten digute.

    Mirakruz gaina jeitsi eta gero, Gros auzoa zeharkatzen dugu. Okendo almirantearen jaiotetxea dugu gertu. Zurriola hondartzak besarkatu bezala egiten gaitu. Zubia pasa eta Victoria Eugenia eta Maria Cristina eraikinak aurkitzen ditugu aurrez aurre. Lehenengoan ospatzen da irailean Donostiako zinema lehiaketa.

    Bretxako merkatua eta Boulevard delakoa igaro eta Udaletxera iritxi gara. Alderdi Eder eta Kontxa gure aurrean daude. Baita Artzai Onaren eleiza katedrala (Manuel de Etxabek egin eta 1897. urtean zabaldua) ere.

    Kontxa zeharkatzen dugu. Amaieran tunel bat dago. Bere gainean Miramar Jauregia, zeinetan ematen zituen oporrak Maria Cristina erreginak. Ingeles estiloko arkitektura duen eraikin bikain bat da.

    Antigua auzoan gara jada.
    Ondarreta zeharkatu eta Haizearen Orraziraino goaz. Eduardo Txillidak eginiko eskultura hau oso ederra bihurtzen da olatuek bere aurka talka egiten dutenean.

    Ia Donostia osoa dugu begien aurrean.

    Gure bidaia amaitu da. Eseri eta ondorioak ateratzen hasteko garaia heldu da.






Aukerak:

    Donostia Igeldo, Ulia eta Urgull mendiek inguratzen dute. Mirakruz gaina jeisten ari zarela eskubira errepide bat dago. Hiru kilometro pasatxoko igoera batek Uliara eramango zaitu eta hango ikuspegiak benetan merezi du.

    Igeldora joateko berriz, hiri osoa zeharkatu behar duzu. Ondarretan hasten da hara joateko malda. Errepideak Mendizorrotza ere eramango zaitu. Ikuspegi aldetik berriz, Uliari buruz esandakoak baliogarri izaten jarraitzen du.

   
Etapa 7


  (continuación)


    En ella al lado de un dólmen y unos crómlech se encuentra un monumento dedicado a la memoria de Jose Zulaika y Arregi, musicólogo, más conocido por Padre Donostia.

    Se trata de una estela funeraria sobre una idea de Jorge Oteiza y una capilla del arquitecto Luis Vallet.

    Si el asfalto estuviera en buenas condiciones, la bajada, que termina en las mismas calles de Lesaka, sería de las de pegarte el “gozadón”.

    Continuamos en dirección a Bera de Bidasoa; no olvidemos visitar
la casa de los Baroja.

    Estamos en la C-133 y por Endarlaza, siguiendo el curso del río Bidasoa que transcurre totalmente paralelo, llegamos a Irun habiendo ya cubierto 70 kms desde nuestra partida.

    Estamos de nuevo dentro de los límites de la provincia de Gipuzkoa.

    El río Bidasoa es el único de la provincia donde todavía acuden salmones a desovar. En la temporada de pesca son muy escasos los ejemplares obtenidos.

    De Irun a Hondarribia vamos bordeando la bahía de Txingudi, como en la etapa anterior.

    De aquí sale una carretera (L-1010) que sube a la Ermita de Guadalupe. Cuentan los devotos que en la ladera del monte Jaizkibel, se les apareció la Virgen a dos pastores.

    En el siglo XV ya se rendía culto a esta Virgen.

    La subida es fuerte y así sigue hasta la cima del monte Jaizkibel. Este promontorio de forma alargada, forma un abrupto acantilado que hace de este lugar la parte más inaccesible de toda la costa de Gipuzkoa.

    Se forman numerosas calas de gran belleza: Kapeluta, Sein, Argorri, Artxo, Sortxipi, Erentzin Txabal, Motelu……son algunas de ellas.

    Esta subida pero a la inversa, se ha hecho famosa desde que se celebra la clásica Donostia-Donostia durante semana grande de Agosto.

    La bajada nos lleva hasta Pasaia Donibane. 

    Donibane, junto con San Pedro, Antxo y Trintxerpe conforman Pasaia, rodeando un entrante de mar que forma el puerto de mismo nombre.

    Es el puerto comercial más importante de la provincia.

    San Juan, donde nos encontramos, conserva toda la estética arrantzale que le ha ido aportando la Historia.

    El siglo XIX, el escritor Victor Hugo decidió pasar aquí unos días y nos lo cuenta en una de sus obras. La casa donde se alojaba, ha sido restaurada recientemente.

    En la actualidad, las traineras de San Pedro y San Juan mantienen una gran rivalidad, que se acrecienta al llegar las regatas de la Concha.

    Debemos rodear el puerto que no es otra cosa que la desembocadura del río Oiartzun. Para ello, antes de llegar a Errenteria pasamos por Lezo.

    Blas de Lezo, prestigioso marino nacido en Pasaia en 1687, llevó el nombre de esta población hasta Cartagena de Indias, donde murió el año de 1741.

    En Lezo, de gran importancia es la imagen Crucificada de Cristo sin barba, del siglo X. Idéntico interés posee la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, de estilo gótico del siglo XV.

    Salimos a la N-1 entre grandes naves industriales. El ritmo de vida, de la gente, del tráfico……..va cambiando. Confirma la proximidad de Donostia y el final de la etapa y de la excursión.

    Han sido 108 kms los recorridos hoy.

    Por el alto de Mirakruz, rodeamos el barrio de Gros. A nuestra derecha vemos cercana la casa de otro marino, el almirante Okendo.

    La playa de Gros nos tiende un cálido abrazo.

    Cruzamos el puente de la Zurriola. A nuestra izquierda observamos el teatro Victoria Eugenia y el Hotel María Cristina.

    Si venimos en Septiembre, y vemos por sus alrededores a Anthony Perkins por ejemplo, no es un desfallecimiento sino que se celebra el festival de Cine de San Sebastian.

    Continuamos por el Boulevard, mercado de la Bretxa, casco antiguo y Ayuntamiento.

    Los jardines de Alderdi Eder nos devuelven al mar. Es la bahía de la Concha. Al fondo nos enseña su portada la catedral de Buen Pastor. Obra de Manuel de Etxabe, fue inaugurada en 1897.

    Seguimos pedaleando hasta alcanzar el paseo de la Concha, en cuyo final cruzamos un túnel. Justo encima, se encuentra el Palacio de Miramar donde disfrutaba sus vacaciones la Reina María Cristina.

    Es una construcción de bella arquitectura inglesa.

    Ya en el barrio del Antiguo, seguimos rodeando la playa de Ondarreta para llegar al fondo entre rocas y olas al Peine del Viento. Es una obra de Eduardo Chillida.

    Vemos casi la totalidad de la ciudad.

    Es el momento de sentarnos y sacar conclusiones de esta vuelta a Gipuzkoa recién terminada.


Alternativas:

    Donostia la demarcan naturalmente los montes Ulia, Urgull e Igeldo.

    Terminando esta séptima etapa, puedes ascender poco después del alto de Mirakruz al monte Ulia. Es una subida suave de 3,5 kms que nos brinda una maravillosa visión de la ciuidad.

    Para subir a Igeldo debemos atravesar la ciudad. En Ondarreta empieza la ascensión que se puede extender hasta Mendizorrotz.

    En lo que se refiere a las vistas, hay que decir lo mismo que de Ulia.