EUSKAL HERRIA BIRA - VUELTA A EUSKAL HERRIA

En el nº 45 de la desaparecida revista “Euskal Herria” correspondiente a los meses Abril-Mayo de 2010, hay un artículo ilustrado de Javier Sánchez Beaskoetxea.

Se titula  La vuelta a Euskal Herria en bicicleta

En él hace un resumen de lo vivido en un rodeo que dio al País; un rodeo que completó en 12 etapas y que os referiré salida a salida.

Es un relato en el que narra sus sensaciones, más que nada. Todo el texto es suyo y mi única aportación son las distancias kilométricas y las cotas de altitud de cada punto; y (ya lo siento) no son muy de fiar.

Salida 1(01 - III - 2015).


         Cruzar los Pirineos, el Camino de Santiago…..muchas rutas por hacer y muchas rutas hechas. Pero ahora buscamos algo nuevo, una propuesta diferente.

         Y aquí mismo está, porque lo vemos cada vez que miramos el mapa de Euskal Herria: darle la vuelta entera en bicicleta.

         En pocos viajes ciclistas nos vamos a encontrar con tanta variedad de paisajes, de idiomas, de climas……..en tan pocos kilómetros.

         Si hasta nuestro euskara cambia de un lugar a otro, por qué no explorar todo este mosaico?

         Emprendemos la vuelta a Euskal Herria en bicicleta; un viaje con alforjas de casi 1000 kms que nos llevará por los cambiantes paisajes de este pequeño País.

         El itinerario propuesto está diseñado para ser realizado cómodamente en 12 etapas. No obstante, podemos fácilmente ampliar o acortar el recorrido, desviarnos, etc......en función de nuestros intereses.

         Asimismo, existen rutas alternativas, caminos vecinales y vías parcelarias que en determinadas zonas discurren en paralelo a la ruta propuesta y nos llevarán al mismo destino.

         Cuando tienes un sueño en el que has estado meses trabajando para hacerlo realidad, estás deseando que se cumpla de una vez.

         Esto me pasa a mí con este viaje.

         Tras haber hecho en dos veranos consecutivos dos viajes que me llevaron a dar toda la vuelta a los Pirineos en bici, había pasado muchos momentos mirando el mapa de Euskal Herria para pensar qué viaje hacer.

         Y finalmente lo vi claro.

         Lo tenía delante de mí y era cuestión de tiempo que el sueño de dar la vuelta a nuestro País comenzara a madurar en ése lugar del cerebro donde guardamos los sueños que nos gustaría convertir en realidad.

         Así pues, por fin estoy en Gernika. El lugar elegido para iniciar ésta pequeña aventura, listo para soñar despierto.

         Miro al árbol viejo de Gernika; el tronco muerto de aquél primer árbol que aglutinó a los vascos. Lleva aquí muchos siglos y sé que dentro de doce días, cuando complete ésta ruta circular, estará esperándome. 

         No es casualidad que empecemos la ruta en Gernika. Para todos los vascos Gernika es un lugar especial y es bonito empezar y terminar el viaje junto a la Casa de Juntas y su árbol viejo, bajo cuya sombra se redactaban las leyes de Bizkaia hasta 1876.

         Además, tras el bombardeo del 26 de Abril de 1937 y con el altavoz que fue el cuadro que en su recuerdo pintó Pablo Picasso, Gernika se convirtió en una villa de referencia mundial.

         Sin embargo, al ser esta vuelta a Euskal Herria un itinerario circular podremos comenzar-finalizar la ruta donde consideremos oportuno.

         Euskal Herria es un país montañoso salvo en el sur de Nafarroa. Así que una vuelta entera al territorio no puede evitar el paso por puertos de montaña de cierta importancia.

         Por la costa Jaizkibel será el referente, aunque prácticamente no hay un llano como tal en toda esta carretera.

         En el interior el puerto de Orduña se lleva la palma en cuanto a fama ciclista y a rampas, seguido de cerca por La Herrera.

         El paso de los Pirineos lo haremos por la Piedra de San Martín desde Belagua, una subida relativamente cómoda comparada con otros puertos de esta parte de Pirineos.

         Es ésta una ruta diseñada tanto para recorrer nuestro paisaje en bicicleta, como para saborear la riqueza de sus pueblos y la hospitalidad de sus gentes.

         Así, en ocasiones demorar una etapa nos permitirá disfrutar de pequeños placeres tanto en el itinerario como fuera del camino trazado.

         La Historia de nuestro pueblo es antigua, por lo que la ruta nos descubrirá un rico patrimonio.

         Desde la Casa de Juntas de Bizkaia, el Puente de Bizkaia, la Ferrería de Pobal, el Puente Viejo de Balmaseda, la Aduana de Orduña, las Murallas de Peñacerrada, el Casco Antiguo de Laguardia, Tudela, el Castillo de Xabier, Baiona, Donostia………….

         A poco que el viajero esté atento no le faltarán motivos en el viaje para disfrutar del pasado, viendo sus vestigios en el presente.

         La mar tiene una importancia capital en este viaje, ya que la ruta nos permite disfrutar íntegramente de la costa vasca desde Baiona hasta Muskiz. La Cornisa, la Playa de Hendaia, el Ratón de Getaria, Urdaibai, Laga y Gaztelugatxe sobresalen como bellezas naturales.

         Localidades como Donostia, Hondarribia, Pasaia o Lekeitio son lugares turísticos de indudable atractivo.

         Para completar la emoción de un viaje junto a la mar, los pasos por el bote de Pasaia y por el Puente de Bizkaia harán las delicias de quienes no los conozcan.