BETELU



Beste igande batez bizikletaz aritzeko aukera dugu; Betelu aldera gaurkoan. Arazo gabe goaz aurrera, kilometro gutxiren faltan gure aurrean lehenago irtendako bi taldekide ikusten ditugun arte. Elkartu ondoren, profesionalak bagina bezala goaz erreleboka. Hori bai, 35 Km/h abiadura muga dugularik.

Betelun, izenpetu, jan eta argazkia ateratzen dugu beti bezala.



Otro domingo más para salir a rodar, esta vez hacia Betelu. Se va avanzando sin ningún contratiempo hasta que, faltando pocos km para llegar al destino, la grupeta divisa a lo lejos a dos miembros más del grupo que habían salido un poco antes, una vez unidos todos se continúa hacia Betelu haciendo relevos como verdaderos profesionales (eso sí, sin pasar de 35 km/h).

Tiene guasa la cosa, se firma, se come y foto.




Azpirotz aldera jarraitzea erabakitzen da. Bapatean, Hernani taldeko kide batek istripua izan duela ikusten dugu. Taldean azkena zihoan eta bere kideak ez dira istripuaz ohartu. Hori dela eta gu gara berarekin gelditzen garenak.

Berahala Loiolatarrako kideok SOS bat antolatzen dugu; batzuek ingurua mugatuz eta beste batzuek eria zainduz, eta abar (HARRIGARRIA).

Zenbait denbora geroago erizain bat ageri da eta bere jarreragatik bat baino gehiago bere onetik ateratzen duen ustezko sendagile bat.
Nafarroa aldeko anbulantzia bat agertzeko ordubete bat behar izan da. Gipuzkoan ez da honelakorik gertatzen.

Anbulantziak klinikara eraman du eria.

Izua gainditu ondoren, tximista batean abiatzen gara etxe aldera.

Hernaniko zauritua ahalik eta azkarren sendatzea opa dugu.


Se decide continuar hacia el puerto de Azpirotz cuando nos encontramos con la desagradable sorpresa de que un miembro del club del Hernani ha tenido un accidente, nos quedamos con él, ya que sus compañeros no se percatan de la caída, pues iba el último y no lo vieron caer.

Inmediatamente todos los miembros de la Loiolatarra organizan un dispositivo de socorro, unos balizando la zona, otros atendiendo al accidentado, etc. etc.(IMPRESIONANTE)

Transcurrido un buen rato aparece una enfermera y un supuesto médico, que sacaba de sus casillas a más de uno por su pasividad. Casi una hora después aparece una ambulancia de la zona de Navarra (en Gipuzkoa esto no pasa) y se le traslada a la clínica.

Nosotros una vez repuestos del susto salimos disparados hacia casa a un buen ritmo, esperando que el compañero del Hernani se recupere lo antes posible.