BEDAIO



Beste igande bat berriz zintzo, oraingoan Bedaiora goaz, erritmo lasaian hasten gara ibiltzen, pixkanaka abiadura igotzeko, kilometroak jaten ditugun einean. Tolosara iristen gara berri haundirik gabe, eta behin herria pasata Alegia inguruan Xabi aurrez aurre topatzen dugu, lehenago atera da etxean goiz egon behar bait zuen. Bedaiora doan errepidea hartu eta gero, eta taldeko kide batzuk herrira inoiz ez dutela igo ikustean, Fer-ek atake psikologikoa hasten du, igoera gogorra dela, ihes egingo dut eta ederra liatuko da hemen.... baino azkenean ezerrez, igoera hasten da eta bakoitza bere ohiko lekuan. Topalekura iristen gara, eta sorpresa: tortilla eta saltxitxoia indarrak hartzeko, ea hurrengoetarako ohitura bezala hartzen dugun. Argazkia ateratzen dugu (Tomás falta da, lehenago jaitsi bait da), eta beheruntz.
Otro domingo más puntuales a la cita, esta vez hacia Bedaio, empezamos a rodar a ritmo tranquilo para poco a poco ir subiendo la intensidad según vamos comiendo kilómetros. Llegamos a Tolosa sin ninguna mención que resaltar, y una vez pasado el pueblo a la altura de Alegia nos encontramos de cara con Xabi, que había salido antes, ya que tenía que volver pronto. Una vez cogida la carretera que nos lleva a Bedaio, y viendo que algunos miembros del grupo no habían subido nunca al pueblo, Fer empieza el ataque psicológico, que si la subida es dura, que si voy a saltar y preparar una escabechina... pero na de na, se empieza a subir y cada uno en su puesto habitual. Llegamos al sellado y sorpresa: tortilla y salchichón para coger fuerzas, a ver si se coge por costumbre para próximos sellados. Nos hacemos la foto (falta Tomás que se bajó antes) y para abajo.


Pirritx eta Porrotx aurreratzen dira, Joserra eta Fer izenez ere ezagutzen direnak. Behin taldeak harrapatzen dituztela etxerantz jarraitzen da, baina infernu inguruan Peiok gurpila zulatzen du eta konponketa luzatzen da, lehen mailako mekanikoak falta bait dira. Jarraitzen da eta etxera, hurrengo iganderarte.
Se adelantan al gupo pin y pon, también conocidos como Joserra y Fer. Una vez interceptados por el grupo se continúa hacia casa, pero llegando al infierno Peio pincha y se tarda un poco en reparar la avería, ya que faltaban los mecánicos oficiales. Se continúa y para casa, hasta el próximo domingo.