ALTZO


Gauez, gauez irten behar izan dugu gaur! Ez da beraz batere harrigarria ohiko orduan hain txirrindulari gutxi egotea Buenpasen. Sei besterik ez! Gauza da, beti bezala, Donostiatik irtetzerako baginela dozena bat “naranjito”.

Eguraldia, freskoa, oso freskoa. Horregatik (ala ez) martxa bizia hartu du naranja koloreko pelotoi txikiak. Eta bidean aurkitutako semaforo, bidegurutze eta abarren aurrean, ezikusia egin dugu. Egunen batean……………….

Tximista batean egin dugu  Lasarte – Andoain – Villabona – Tolosa ibilbidea. Eta hara non iritxi garen beheko Altzora. Bertan jaio zen Miguel Joaquin Elizegi. Gizon hau “Altzoko erraldoia” bezala izan zen ezaguna bere garaiean. Bere altuera 2,42 metrokoa zen, eta espektakulutzat erabilia izan zen hemen eta han. Gaur egun NBA-ko talde batean arituko zen ziuraski. Baina duela 150 urte…………..nekez.

Guk goiko Altzoraino igo behar dugu ordea. Inguru guztia behelainoak estalia topatu dugu. Eta behar bada horregatik izan du aldapa garrantzitsu baten kutsua igoerak. Eta beti bezala, igoera norberak bere erritmoan egin du. Baina, hori bai, guztiok izan dugu Loiolatarrakoek hain ongi prestaturiko tortila eta sagardoa dastatzeko aukera.

Eta ondoren? Betikoa. Argazkia atera, eta etxera itzultzeko planak egin ondoren (nahiko zoro moduan, bakoitza bere bidetik) Tolosarako bidea hartu, bertan elkartzeko ideiarekin.

Cada uno de los txirrindularis se las arregla para estar a las 8.30 en el Buenpas, pero teniendo en cuenta que al salir de casa casi no han puesto las calles y no se ven ni las farolas en la pole de salida no hay más de 6 loyolatarras pero antes de la cuesta del infierno ya somos una docenita de  bien visibles naranjitos.

Como  hace fresco, ya tenemos la  excusa  para llevar una buena marcha que no permite respetar ni cruces ni rotondas y no digamos nada de esos arbolitos de colores que llaman semáforos, así que un día más jugamos al corre-corre.

Lasarte-Andoain-Villabona-Tolosa y en un plis-plas ya estamos en Altzopea, a pie de puerto, que aunque alguno no se haya enterado, Altzogora está encima de Altzopea y a mitad de la cuesta el caserio en el que nació y vivio hace mas de 150 el personaje más conocido de la zona, Miguel Joaquin Elizegi, el gigante de Alzo, con sus 2,42 metros de altura que en su época lo presentaban como espectáculo de circo y hoy sería una figura de la N.B.A.

En la subida cada uno a su aire con la sensación de estar escalando un puerto importante por aquello de la niebla existente y unos antes y otros más tarde, todos llegamos a tiempo para degustar la tortilla el chorizo y la sidra, detalle de los colegas de sellado de Loiolatarra, una vez más de chapeau.

Foto de rigor, planes para el regreso y todos para abajo, eso si, por diferentes itinerarios para ir juntándonos en Tolosa y en diferentes grupos de vuelta a Donosti.



Elkartu? Zer erokeria! Nire taldetxoa nire txirringak eta nik osatzen genuen. Honela, Altzorako bidean ez bezala, itzultzerakoan ez dut indar berezirik egin behar izan eta indar dezente samar joaterakoan eraman dugun ibiltzeko era xelebrea (¿), bere arrazoia, eta ondorioetaz pensatzen erabili dut.

Eta lasai lasai, patxaran etxeraino. Eta honela hurrengo arte, Gran
Wyoming delakoak gauero esaten diguna gogoratuz:  “Se podrá andar más, pero no mejor porque es imposible”
Mi grupo lo componíamos mi bici y yo y por lo tanto la crónica pasa a ser una crónica intima; al contrario que en el camino de ida que utilicé todas mis fuerzas para aguantar malamente a cola de grupo, ahora solo la mitad de mis fuerzas movían las bielas y la otra mitad a darle al coco y darle dos vueltas a ese modo de circular en bici dejando al margen todas las normas de tráfico y algunas de sentido común; sin más.

Trankil tranquil, mantxo mantxo hasta casa y hasta la próxima cumpliendo esa máxima que cada noche nos dedica el Gran Wyoming: Se podrá andar más pero no mejor, porque es imposible.