proyectos
de futuro
Hemos empezado estas "Memorias" recordando que 75 años significan satisfacción pero también responsabilidad.
Responsabilidad de futuro que para el Club Deportivo Loyolatarra, en este año de su aniversario, se concreta en su voluntad de relanzar la pelota y el remo que horas tan grandes le han traído siempre al Club. La sección micológica también quiere despegar con fuerza, hay un grupo de aficionados con mucha ilusión y ganas de hacer cosas.
Y como los tiempos cambian, tal vez dentro de poco, las mujeres loiolatarras que tanto ayudaron a la fundación y a la formación del Club, a comienzos del siglo XX, puedan ayudar a hacerlo más grande al comienzo del XXI.
Un Club Deportivo como el loiolatarra se define por sus obras y por su gente. Que estas últimas líneas sean un homenaje a todos los que han sido y los que son en el Club. Y seguro que nadie nos reprocha que citemos aquí, como botón de muestra de dedicación y de fidelidad al Club, los nombres de Juanita Gaztañaga (Socia honoraria y fundadora), Don Manuel Hospital (Insignia de Oro y Brillantes, el más veterano de sus socios y socio fundador), y Don José Lopetegi (Presidente Honorario e Insignia de Oro). Murió en 1979. Fue uno de los fundadores y participó activamente en la vida del club. Presidió la Junta Directiva durante diez años, la primera ya en 1924. Su habilidad como artista y su disposición para con el club le llevaron a construir carrozas para las fiestas de primavera, que siempre destacaron entre todas las que se presentaban al concurso en San Sebastián. Su papel en el mundo de la pelota fue también relevante, ocupando cargos de responsabilidad en la Federación Guipuz-coana, de la que también fue fundador. El frontón de Loiola lleva hoy su nombre, "por su labor en el deporte de la pelota".Un hombre polifacético, deportista, escultor, profesor en la Escuela de Artes y Oficios; un hombre volcado con el deporte y con su entorno.
PROYEC. FUTURO
Homenaje a Jose Lopetegi
pág. 52. orr.