También es loiolatarra un hombre que es el jugador más carismático que quizá haya tenido la Real Sociedad en toda su historia, desde su fundación en 1909: Luis Arconada. Su trayectoria es de sobra conocida y es uno de los grandes mitos del deporte de este país, uno de los pilares sobre los que se asienta la leyenda que envuelve a los porteros vascos.
Llegó al club realista desde el Lengokoak para formar parte del equipo juvenil. Su proyección ya era enorme y consiguió debutar en el primer equipo el 22 de octubre de 1975, en partido correspondiente a la Copa de la UEFA ante el Liverpool, en Atotxa. La Real perdió 1-3. Esa misma temporada 75-76, debutó en Liga y Copa del Rey. Jugó catorce temporadas en la Real y fue 68 veces internacional. Capitán en la Real y en la selección, fue el líder indiscutible de la mejor Real de la historia.Pero al margen de los datos, Arconada es una figura de dimensiones gigantescas. Las dos Ligas y la Copa que destacan en la sala de trofeos de la Real van indisolublemente ligadas a la figura del portero loiolatarra. Pocas como la imagen de Arconada levantando el puño al aire en Zaragoza tras parar el último penalti de la final de Copa para definir la figura del, posiblemente, mejor jugador que nunca haya vestido la elástica blanquiazul.
Tres nombres, Echarri, Gorriti y Arconada, que muestran cómo Loiola siempre ha mantenido el compromiso de potenciar el desarrollo de los valores del deporte. El Club Deportivo Loyolatarra ha sido y es el depositario de buena parte de esas voluntades, que han hecho posible que este barrio sea reconocido por su aportación al deporte donostiarra y guipuzcoano a lo largo de sus 75 años de historia.
FUTB ARCONADA
FUTBOL 3
arconada, el más grande
Luis Arconada
Equipo campeón de la Real Sociedad
pág. 24. orr.