deportes

el remo
Mancheta BIS tiff
ese fenomenal espectáculo que son las regatas de la Concha."
Apuntemos aquí y ahora, los nombres de Valentín Vaqueriza, patrón de las traineras loiolatarras que se codearían con los mejores en las aguas de la Concha y del Nervión.
La primera trainera del Club, confeccionada por Martín Casares con la madera del palo de la cucaña, fue bautizada, como correspondía con el nombre de "Loyolatarra".
Posteriormente el día de San Ignacio se bendijo otra trainera construída también por Martín Casares, la "Maria Teresa". La madrina del bautizo fue "la condesita de la Puebla". Para celebrar el acto como se merecía, cómo no, se disputó un partido de pelota entre los campeones Inciarte y Urcelay, contra Ota-mendi y Artano. La ocasión la aprovecha el presidente de la Federación Española de Pelo-ta, Carmelo Balda, para conceder una copa a Manolo Urcelay. La trainera más famosa fue la "Loyolatarra número 2", construída en AXPE, y apo
dada la "Teresita" en honor de su madrina María Teresita Insausti, hija del co-ronel del Regimiento de Zapadores. La "Tere-sita" llegó a ser Campeona de España con el Club ESPERANZA.
Pero no hay que olvidar que el bautismo remero del Club fue con el piragüismo. En los años 30, los hermanos Jose Manuel, Gregorio Mayoz y Jose María Mayoz junto con Manuel Martiarena le dieron al Club grandes satisfacciones, entre ellas la de la conquista por parte de los primeros del Campeonato de Gipuzkoa. Jose María Mayoz también remaba en la trainera y en modalidades individuales.
Ni tampoco las regatas de bateles tantas veces organizadas por el Club, a lo largo de su vida. Mención especial merece el triunfo de la tripulación loiolatarra en el Torneo de San Ignacio de 1987. Actualmente el responsable de la Sección de Remo es Josemi Gorriti.
Hay que citar a remeros participantes en la época gloriosa que hoy día siguen disfrutando de otra manera del Club: Gregorio Mayoz, Jose Luis Mayoz y Pablo San Martín.
REMO 4
Los Mayoz en su piragua campeona
REMO 5
Joxe Manuel y Gregorio Mayoz, campeones
pág. 19. orr.